Translate

Lo más visitado

miércoles, 28 de junio de 2017

Inmortalidad





En la pared la imagen de Jesucristo con un ropón morado y una naveta en sus manos.
Baldomero Josuán permanecía postrado hacía dos meses en su cama de hospital. Su figura se debatía con rudeza y movilizaba sus coyunturas de una manera desleal y autárquica. La parálisis que afectaba a un lado de su cuerpo era casi total y la falta de sensibilidad (hemianestesia) lo transformaba en un moribundo. Además sufría anemia falciforme por lo que no tenía fuerzas para combatir el mal. Era demasiado evidente la presencia de ese destino que podía determinar su partida ante la acechanza de una enfermedad sin precio.

Matizaba las horas con plegarias eternas frente a la majestuosidad de un rey que lo observaba desde su cuevecilla celeste.
La manta de pelo le tapaba la punta de la nariz y los ojos ya no tenían conexión con los gestos. Baldomero Josuán estaba muy grave.
En su memoria aparecían secuencias pasadas: la escuela de niñas, el pastor José, el cangrejo azul de su colección de crustáceos, la malva para su medicina diaria… Su cerebro se esforzaba por recrear la estampa de alguien que amaba pero al segundo de lograr el rumbo todo se malograba. Necesitaba la custodia de aquel maestro, su doctrina de coloso caballero vencedor de dictaduras y mensajero de profecías.

Su cabeza llena de espejismos recorría murallas de una Babilonia perdida por los siglos; sabía de sepulcros y de templos; conocía a príncipes sarracenos pero la visión del magistrado de la vida se esfumaba en una calesa oscura que arrastraba un caballo blanco.
Una tarde ya no pudo recorrer el inventario: estaba a punto de morir. Su porte de milord, castigado por la metralla de una afección mezquina, lo arrastraba al milenario mundo de las sombras y lo abandonaba en su criadero de insectos, caimanes, erizos, niguas y mamíferos rumiantes  camélidos de ojos grandes y de cuello largo.

Las artimañas de la medicina resultaban inútiles para los facultativos que, ante el pesimismo reinante, lo dejaron solo.
Baldomero Josuán sintió una puntada que penetró en su esqueleto y levantó los párpados: sufría hemianopsia; apenas podía ver el sacrificio incruento de un sacerdote que ofrecía al Altísimo el pan ázimo que los curas consagraban en la misa. Recitó el salmo cincuenta y, bajo la comunicación directa del alma con el éxtasis, lo miró fijo.

Era el apóstol Pedro quien, desde una ojiva morisca, extendió las manos heridas por las puntas que hincaban sus huesos y derramaban la sangre en una dinastía de seres ávidos de poder. Había sido sometido al suplicio en el circo de Nerón en el año 67, ejecutado cabeza abajo ya que no se sentía digno de morir en la posición del Señor.
Baldomero sonrió; por fin había logrado el propósito de ver y despedirse del misionero del altar pero la clemencia sobrepasaba los límites y la hermandad afloraba en lazos de visible ingenuidad.

El hombre movió las cuerdas de su reloj de gatillo antiguo y se refugió en la solemnidad de las capillas de los llanos pobres; en las catedrales, como mozo que servía de criado; en los escenarios de las aldeas pobladas de indios libres en busca de legados. Prelado en Galilea, vistió su túnica morada y fue penitente en las procesiones de Semana Santa.
“Anima me illi vivet: quaerite dominum, et vivet anima vestra.”*
Baldomero Josuán, al día siguiente, subió la colina de los espejos dorados con ciento cincuenta años sobre sus espaldas; allí, Matusalén-patriarca antediluviano del génesis-lo esperaba con el bisabuelo Adán, el abuelo Set y su padre Henoch…



                                                                          Luján Fraix- 1995




*Mi alma vivirá en Él; amad al Señor, y vuestra alma vivirá.



Publicado en el libro------------Molinos de Viento (cuentos, 2002)


lunes, 26 de junio de 2017

Eduardo Galeano (1940-2015)






"La poesía es el punto de unión
entre el poder divino y la libertad humana."

Octavio Paz
(México)



El siguiente es un fragmento de uno de los hermosos poemas que constituye "El libro de los abrazos"



LA PEQUEÑA MUERTE

No nos da risa el amor 
cuando llega a lo más hondo de su viaje,
a lo más alto de su vuelo:
en lo más hondo, en lo más alto,
nos arranca gemidos y quejidos,
voces de dolor,
aunque sea jubiloso dolor,
lo que pensándolo bien nada tiene de raro,
porque nacer es una alegría que duele.
Pequeña muerte,
llaman en Francia a la culminación del abrazo,
que rompiéndonos nos encuentra
y acabándonos nos empieza.
Pequeña muerte,
la llaman, pero grande,
muy grande ha de ser,
si matándonos nos nace.

Eduardo Galeano


***


"El mundo es eso. Un montón de gente, un mar de fueguitos...
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos, y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende. "

E.G



Eduardo Galeano
Escritor Uruguayo (1940-2015)



Entre sus libros más destacados se encuentran: "Las venas abiertas de América Latina", "El libro de los abrazos", "El fútbol a sol y a sombra", "Mujeres"...



Fue, sin duda, un grande.
Un escritor profundo, un pensador brillante...
Dejó un vacío tremendo en el mundo de las letras
pero como todos los maestros
nos quedará por siempre su gran obra.

***




viernes, 23 de junio de 2017

Personajes de novela: Margarita Gautier






"LA DAMA DE LAS CAMELIAS", de Alejandro Dumas.


La obra es un melodrama romántico, y MARGARITA GAUTIER, en el fondo, un ser abnegado de folletín, la mujer perdida que se regenera con la renuncia y con la muerte.

Dumas, hijo, no destacó precisamente por sus puntos de vista feministas. En un escrito suyo posterior decía:

"Nuestra mujer es nuestro nombre, nuestro amor, nuestro placer, nuestra confidente, la madre de nuestros hijos, la depositaria de nuestros secretos, de nuestras debilidades, de nuestras esperanzas..."





Qué claras se decían las cosas entonces... 
Dumas disculpaba a las mujeres que seguían el camino del vicio, disculpaba la prostitución de las jóvenes sin medios que se veían arrastradas a ella por la necesidad o por el deseo de ascender en la escala social.

La prostitución por tales motivos u objetivos le parecía excusable. Si sólo el dinero tiene valor y "negáis a la virtud el derecho de ser un capital, habéis dado al vicio el derecho de serlo."

La prostitución era admisible, pero siempre que se plegara resignada a los intereses supremos de la familia, como hace MARGARITA GAUTIER. Lo que Dumas consideraba inadmisible era el adulterio.

Pese a la ambigüedad y el moralismo que la obra presenta hay en ella una honda palpitación de sentimiento auténtico que la salva y que le proporciona ese vigor simbólico que la ha hecho llegar hasta nosotros.

Su moralismo es tan patente que no nos molesta ya como irritaba a los naturalistas; le presta un cierto encanto y conserva una gran capacidad de conmovernos.

.......................................................


"Asistía Margarita a todos los estrenos y pasaba todas sus veladas en algún espectáculo o en algún baile. Cada vez que se ponía en escena una pieza nueva se albergaba la seguridad de verla a ella ahí con tres cosas que no la abandonaban jamás: sus gemelos, una bolsa de bombones y un ramo de camelias.
Durante veinticinco días del mes eran las camelias blancas, y durante cinco días eran rojas. En ninguna ocasión se había visto a Margarita con otras flores. Así, pues, en el establecimiento de la señora Barsell, su florista, habían acabado por apodarla la dama de las camelias." (fragmento)


***

jueves, 22 de junio de 2017

El país del viento, de Sylvia Iparraguirre





La decimocuarta reimpresión de este volumen de cuentos de Sylvia Iparraguirre, editado originalmente en 2003, marca un hecho que se produce de modo habitual en el país sin que se tome registro: la presencia de libros que a partir del famoso "boca a boca" constituyen un pequeño fenómeno de ventas. 

Por fuera de los circuitos de legitimación y publicidad, Iparraguirre, fruto de las legendarias revistas: "El escarabajo de oro" y "El ornitorrinco", ha encontrado en estos relatos el equilibrio justo entre historias que mantienen en tensión al lector y un depurado lenguaje.

Hermanados por el espacio físico en que transcurren, la inmensidad del sur argentino, estos textos dejan percibir ecos de Mark Twain y de Jack London.

En ellos, personajes signados por el vigor físico salen al encuentro de su destino mientras, a su alrededor, la indómita naturaleza exhibe su esplendor helado.

Mineros, presidiarios, colonos, náufragos y buscadores de oro nos traen inevitables remembranzas de épocas en que la literatura aún latía con el ritmo de la vida.



martes, 20 de junio de 2017

Publica y comparte tus textos literarios




Hoy les traigo una propuesta para todos aquellos
que les gusta escribir
además de tener un blog con seguidores.


ME GUSTA ESCRIBIR
es una red social
que te permite subir tus poemas, cuentos, novelas, ensayos...
y que otros escritores
puedan leer, comentar, calificarte con aplausos
y darle otro rumbo a tus escritos.
A mí, personalmente,
me entretiene porque es una comunidad muy activa
donde se puede recibir todo tipo
de opiniones.
No es para vender
pero se puede también subir un libro completo.
Por supuesto que está el principiante
y el que está más comprometido.
Como siempre digo a mí me gusta compartir literatura,
como lo hacía en el taller.
Todos merecemos tener un lugar en el mundo de las Letras,
y para luchar sobra tiempo.


Lo bueno que tiene también es que

Los mejores pueden llegar al editor enmascarado de Penguin Random House

y editar tu libro.





lunes, 19 de junio de 2017

Escribir... por el solo hecho del acto en sí mismo




MARGARITE DURAS hablaba de todo lo que se calla cuando se escribe, del peso de las palabras y del peso de los silencios... ¡Cuántos escritores transitaron el irrepetible momento del miedo a la creación imparable!.

PERO...

¿Quién puede ser responsable de volar en voz alta,
salir de la armadura
y zambullirse en la hoja de papel,
con la sorpresa de vaciarse uno mismo en silencios y palabras,
tomar la fruta inalcanzable,
sentir el perfume más allá del verano, 
corregir la siesta con poesía,
descubrir altares que ningún hombre ha venerado,
buscando la eternidad en cada rastro de tinta?.


Entonces no será LEOPOLDO LUGONES el que renace cada 13 de junio (día del escritor), será CORTÁZAR, junto a HORACIO, asomándose sobre Pont des Arts para esperar a La Maga, será FEDERICO derramando su pasión andaluza, como un gitano legítimo, será el hidalgo con sus duelos y quebrantos, o seremos tú y yo novelando un grito, ensayando una huella, recreando el diálogo entre la boca y el beso, armando los pedazos sueltos, en un goteo interminable de historias y puntos suspendidos.

ESCRIBIR, ESCRIBIR... en un oscuro bar, sobre un papel arrugado e imprevisto, en una pantalla fría, en los márgenes de un viejo cuaderno o sobre la piel conocida.


Escribir, siempre escribir...
con el motor de la pasión,
POR EL SOLO HECHO DEL ACTO EN SÍ MISMO.

Escribir...
mi refugio es la palabra escrita,
estallando en la desmesura de mis propios gritos y silencios.

P. Bottale





Bienvenido invierno!!!

sábado, 17 de junio de 2017

Diario de Laura Restrepo: García Márquez, mi mentor






LAURA RESTREPO
es una de las escritoras más destacadas de Colombia.
Gracias a su excelente pluma,
ha recibido premios importantes e infinidad de distinciones.
Su último libro merece aplausos.




"Yo era responsable de la sección política internacional de la revista Semana (de Colombia) cuando conocí a GARCÍA MÁRQUEZ, que ya era Premio Nobel. Venía los lunes, porque integraba el comité de redacción.

Le leíamos lo escrito y él nos aconsejaba, nos corregía, hacía sugerencias. Fue extraordinario conocerlo. A las 4 de la mañana cerrábamos y después le llevaba los textos para que los comentara", recuerda LAURA RESTREPO al escritor colombiano.

De él destaca su entusiasmo: "Un hombre que a esas alturas lo tenía todo en la vida; había escrito algunas de las novelas más extraordinarias de la literatura universal y se interesaba por el periodismo. Claro que es cierto que el poder le encantaba, como asistir a palacios y ser amigo de presidentes, pero también se movilizaba socialmente por los necesitados."





Vida en las palabras





La mayoría de los seres que aman LEER saben...

que con las palabras pueden cambiar su mundo

porque en los libros permanecen vivos los ideales, los valores, la inocencia de la infancia, el grito inmaculado y la denuncia del despojo; porque leer recompone la superación, porque leer arrastra el beso hacia tu orilla, porque leer nos abre la noble posibilidad de lo imposible, porque leer...



¡Nos hace bien!

***


jueves, 15 de junio de 2017

Personajes de novela: Letizia y Encarnación



-Letizia, amor, reza por mí un rosario entero-le decía Manuela cuando tenía que salir a buscar Encarnación que se había escapado tras saltar el murallón de los jardines. La niña huía por los baldíos con una muñeca despedazada en las manos y su deseo de libertad se manifestaba con esa rebeldía que se burlaba de la uniformidad de Manuela.
Rubia como un sol, Encarnación le pegaba cachetazos a su madre que la traía de regreso a la casa arrastrando las piernas en las baldosas de cemento mientras Letizia trataba de empequeñecerse y de pasar inadvertida. Ambas no soportaban la custodia de Manuela pero se rebelaban de manera diferente porque debían aprender a crecer solas; el vuelo indefinido de quien las había criado con tantos cuidados las desorientaba. Una se volvía feroz contra ella y la otra se entregaba a sus acertijos, dilemas y paradojas con la convicción casi febril de huir en el momento que nadie se diera cuenta.
Encarnación y Letizia en eso sí estaban de acuerdo; las dos querían escapar de la protesta infantil de Manuela, de su amor posesivo, del maltrato psicológico, de sus predicciones sobre un futuro desgraciado…
....................................................
¿Puede una madre, inmadura, impedir que sus hijas tengan experiencias propias por miedo?

De la novela:
"El silencioso grito de manuela"

miércoles, 14 de junio de 2017

Agnes Grey, de Anne Brontë





Aunque esta historia no es del todo autobiográfica contiene algunos aspectos que fueron vividos por su autora.

Fue publicada en 1845 con el seudónimo de Acton Bell.

Narra la historia de una muchacha humilde que decide trabajar para ayudar a su familia ya que su padre lo ha perdido todo por invertir en un negocio poco seguro.

Es así como Agnes inicia su labor como institutriz en casa de Bloofiel pero en poco tiempo vuelve a su casa porque la crueldad de los hijos y la desconsideración de los padres la oprimen y la obligan a renunciar. Más adelante encuentra otro empleo con unos terratenientes de apellido Murray.

Comienza entonces para ella una vida rutinaria en la que sólo la lectura le da fuerza para continuar. Cerca de la mansión vive una viejecita a la que Agnes visita. En una de esas ocasiones se encuentra con el joven auxiliar de la parroquia Weston, persona sencilla con quien Rosalía, una alumna de Agnes, coquetea.

Entre ellos se inicia una relación amistosa muy bonita que culmina en un amor oculto pues Agnes tiene que regresar con su familia pues su padre está enfermo. Cuando llega su progenitor acaba de morir, ante la difícil situación decide con su madre abrir una escuela y dedicarse a la enseñanza, perdiendo así toda esperanza de encontrarse con su amado.

Un día, al regresar de la playa se encuentra con Weston quien la ha estado buscando para pedirle matrimonio.



Así culmina esta sencilla historia romántica,
en la que la autora se convierte en una excelente pintora
de las costumbres y de la vida rural de Inglaterra
durante la primera mitad del siglo XIX,
caracterizada por la tranquilidad
y la ausencia de ambiciones
y de intereses mezquinos.



The Old Manor House, Hawort
de un dibujo de Jack Hewer
conocido ilustrador de la década de 1800


martes, 13 de junio de 2017

Día del escritor


William Maw Egley




EJERCER LA PALABRA


Ejercer la palabra en su extensión auténtica,
con su fuerza remota y su color exacto,
con la voz desprovista de señales oscuras,
con la voz insurrecta ante otras nocivas.
La palabra, cualquiera, siempre ha de ser la misma,
la variante es la forma de ser utilizada;
lo distinto es realmente lo que dicen o callan
las palabras iguales. Con un mismo sonido
se hiere o cicatriza, se aprende o se desprende,
se agoniza o se inspira.
Ejercer la palabra es un acto de hondura,
sentirse responsable desde la primera sílaba;
no marchitar el sueño o el espíritu del verso,
agitando la frase hasta hacerla visible.
Orientar la palabra, rodearla con los nexos
que asimilen su encanto o su dureza innata;
trabajarla a cansancio, darle una faz prolija,
vaciarla de tapujos y ofrecerla, desnuda.
Ejercer la palabra y cuidarla de todo,
del silencio imprudente, del instinto insensible.
de la ponzoña inerme de los ojos incrédulos.
Pensarla, como un hijo o como a los consejos,
arrimarla hasta el alma y escuchar sus latidos.
Ejercer la palabra entre libros o nubes,
darle, una forma única, liberarla de hábitos;
construirla dichosa o consagrarla triste,
cercarla de fulgores o sombras necesarias.
Es mucho lo que se piensa y explica por sí misma,
ya es demasiado abrirla y exponerla ante el mundo.
Ejercer la palabra desde cimas o abismos,
desde la paz amiga o desde la locura;
lo importante es cuidarla, desearla, simplemente,
cual si fuera el indicio de nuestra trascendencia.

Andrés Pierucci

de "La noche a tu costado"

FELIZ DÍA DEL ESCRITOR

LEOPOLDO LUGONES  fue uno de los fundadores
de la Sociedad Argentina de Escritores (1928),
y su presidente.
En su homenaje, se celebra en la Argentina
el Día del Escritor,
en el aniversario de su nacimiento.

sábado, 10 de junio de 2017

No quiero envejecer, de Pilar Sordo






Pilar Sordo desmenuza los ejes  que dinamizan la vida moderna:
el trabajo, la pareja, la familia,
la sexualidad, la tecnología y la muerte, entre otros.

Su planteo no es cómo enfrentar la vejez,
sino cómo incorporar la idea de que envejecemos según cómo
hemos vivido.

"El viejo que seremos mañana o que somos hoy dependerá
o depende del joven y del adulto
que fuimos ayer",
dice Pilar.
Más que un libro sobre la vejez,
es una invitación a celebrar la vida, a escuchar el cuerpo y el alma
y a invertir en los afectos.


viernes, 9 de junio de 2017

El silencioso grito de Manuela





Hola queridos amigos.
Quiero contarles algo muy importante para mí. Acabo de publicar en una librería virtual mi libro "El silencioso grito de Manuela", que fue editado por segmentos o capítulos hace como dos años en este blog y que me dio muchas alegrías, ya que sus personajes se prestaban a debates y discutíamos mucho sobre la conducta de la protagonista.

Es una historia basada en hechos reales y en personas que estuvieron cerca de mí y que he conocido mucho. Por supuesto que la novela tiene algo de elementos propios de este tipo de narración que se requieren para poder enlazar las secuencias.

No sé si es una buena historia pero es un sueño, la escribí con mucho amor y vocación como todo lo que hago desde que tenía 8 años; cuando mis amigas se iban a divertir en el verano yo me quedaba escribiendo cuentos o leyendo libros.



De grande, me pasaba lo mismo. Todos los principios de enero, en pleno verano, yo me compraba un cuaderno para escribir una novela. Me sentaba en aquella mesa de comedor llena de enciclopedias, diccionarios y todo lo que me pudiera servir para crear la historia que ya tenía en mente desde el principio al final.

Esta novela es la cuarta, la empecé en 2006 y la terminé en 2008. Todos los días escribía una página y era tal la felicidad que sentía, inexplicable. Aquellos que tienen esta vocación saben de qué estoy hablando.

Primero se llamó "La última noche" pero en internet existen muchas novelas con el mismo nombre, entonces le tuve que cambiar el título. Acá hace poco publiqué el perfil de la protagonista, una mujer-niña, educada por padres severos y posesivos que, a pesar de haber creado una familia, jamás pudo crecer y enfrentar con valentía un destino demasiado triste. 

Hoy estoy feliz por haber dado este pequeño paso, me daba lástima que después de haber escrito cinco novelas, que no sé si serán buenas o malas, quedaran en el olvido. Por eso les he dado la oportunidad a una de ellas. Ya tengo tres libros publicados en papel con mis ahorros, esta edición es diferente. En la biblioteca virtual se puede comprar, no importa el país, se pide un libro y allí se publica. Lo hacen por pedidos. Por eso para aquel que guste o que quiera leer algunas páginas que están habilitadas o dejar un mensaje allí o acá. Bienvenido.
Les dejo la dirección


Gracias por compartir siempre mis sueños. Un beso grande. Los quiero mucho.

.................................................................................

Estoy mudando a este blog mis publicaciones anteriores.



jueves, 8 de junio de 2017

Personajes de novela: Manuela



MANUELA era una mujer sumisa y agradable, demasiado dadivosa y consagrada a los rezos como resultado de su estructurada educación religiosa.

En las tardes de invierno, tejía ponchos de oveja o de llama para cubrir las camas. Ella cocinaba bien; servía los platos mirando el piso o las hendiduras del cielo raso, los sabores de la vida no le atraían porque a la hora de demostrar sus pasiones aparecían los ojos azules de niña-grande. Su mirada hipnótica desconcertaba a su marido Julián que sentía que el corazón se le aceleraba en el pecho porque no alcanzaba a entender el aturdimiento de Manuela y sus ceremoniales. En ese rostro se pintaba el candor y la suavidad, la sonrisa pura y confiada, la sabiduría de la resignación.

Las hojas de palma de su altar improvisado eran un testimonio, tal vez un mensaje encubierto, que esa mujer trataba de ocultar; sus cruces y rosarios con esmaltes y perlas escandinavas aparecían tras los muros de palomas.

¿Por qué Manuela se abandonaba a las eternas oraciones en su reducto de novicia con ventana de barrotes altos?. ¿Por miedo?.

Ella sabía que algo iba a ocurrir en su vida, por eso acumulaba frascos con ungüentos balsámicos, redomas, tisanas y flores de peonía. Su ingenuidad no era tal a la hora de escuchar los designios del Supremo que, con la voz de su padre Pedro, le decía:

-No juegues con el destino, el dolor da experiencia y te permite crecer. Acepta los mandatos sin cobardía porque existen acontecimientos inevitables.

Manuela se agitaba y se escapaba con los síntomas propios del desvanecimiento; ella no podía explicar esas visiones que la atormentaban desde siempre cuando su piel lucía como nácar en los años juveniles y corría por los cañaverales con cotorras en las manos. Sumida en un mar de dudas, conocía la fatiga y el descanso, aceptaba toda clase de límites y de condicionamientos. Su obligación era obedecer.



MANUELA
Retrato del personaje protagónico de mi novela:

EL SILENCIOSO GRITO DE MANUELA.

Disponible en esta dirección:

miércoles, 7 de junio de 2017

Tú que te escondes, de Cristina Bajo




CRISTINA BAJO deslumbra a sus lectores con estos relatos mágicos, algunos casi novelas breves, de una imaginación exuberante, una prosa exquisita y un magistral empleo del tiempo histórico. 

El amor, la venganza y la justicia poética detentan la misma fuerza que los conjuros de sus hechiceras y la audacia de los protagonistas, para quienes una pasión, cuando es verdadera, puede reinvindicarse después de la muerte.

Los aparecidos, la brujería, el ensalmo libertador, la predicción, el maleficio y el dominio de lo oculto se presentan como una sombra que borra los límites de la realidad.

Si existe el gótico argentino, los cuentos de "TÚ, QUE TE ESCONDES" pertenecen definitivamente a él. Ambientado en un momento preciso de la memoria de un pueblo y definidos por su autora como histórico-fantásticos, varios de ellos están inspirados en antiguas leyendas.

A lo largo de casi tres siglos y sin perder un ápice de rigor documental, CRISTINA BAJO se atreve a investigar los rincones más insondables del alma humana. De allí surge "TÚ, QUE TE ESCONDES" un libro que otorga una nueva dimensión a la narrativa histórica y confirma a su autora como una de las escritoras más potentes y originales de nuestro tiempo.

¡Paloma mía!, tú que anidas en las grietas de las peñas,
que te escondes en los rincones oscuros de las escaleras,
muéstrame tu rostro, déjame oír tu voz en mis oídos,
pues tu voz es muy dulce y muy bello es tu rostro...

Cantar de los Cantares



Cristina Bajo-escritora argentina-


martes, 6 de junio de 2017

Cementerio de libros







"El cielo debe ser algo parecido a una biblioteca", cita la biografía de esta cuenta anónima.

Es que no hay nada más lindo que recuperar textos y pensamientos de PABLO NERUDA, VIRGINIA WOOLF, JORGE L. BORGES Y ANTONIO MACHADO, entre tantos otros.

Por ello, desde este espacio, invitan al lector a compartir su cita favorita, de esta manera, todos pueden leerlo y sumarlo a su vida.


ENLACE







Jorge L. Borges dijo exactamente:

"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca".

domingo, 4 de junio de 2017

La nodriza esclava: Juana de Arco (cap I)



JUANA DE ARCO


El castillo se amparaba de las leyendas y obedecía las órdenes, era el padre de las prisiones.
Detrás de la reja, se veía el corredor abovedado cerrado al fondo por una puerta de madera claveteada y de hierro. Para enfrentar al enemigo: puentes levadizos y con rastrillo, edificios más altos que anchos protegidos en la parte superior por matacanes y en la zona inferior por desniveles, los muros cortina con camino de ronda dotados de merlones, almenas y atalayas.
La fortaleza estaba construida en piedra con “salientes” desde donde los soldados se podían proteger y lanzar flechas y saetas.
En el castillo Glamis Castle, las torres se abrían hacia el interior de modo que si el rival conseguía entrar alguna de ellas se hallaba a merced del contraataque de los defensores.
Un prestidigitador trataba de acelerar los encuentros en la somnolencia de los patios con antorchas que olían a rama de olivo, a viejas batallas de campo y a reyes que se retrataban vencidos por el dolor.
La familia estaba dormida detrás del aparejo de las paredes y de los bloques ajustados son argamasa de los cimientos.
Las construcciones visigóticas realizadas en piedras cúbicas que alternaban con hileras de ladrillo colocados en espina de pez eran el testimonio de una vida rígida, de temores, de acciones bélicas y de duelos.

De pronto, el puente se levantó y entró un caballero en un corcel blanco. Se dirigió hacia la zona de la realeza compuesta por sillares de piedra, amarillentos, ensamblados groseramente.
Al rato, el hombre salió con una doncella: Isabel Law. Cabalgaron por un camino entre viñas y prados. Ella escapaba de la tortura de una existencia estéril, pero lloraba porque no quería abandonar su mundo de servidora por una persona que, tal vez, no la conocía. Desconfiaba del francés Auguste Deux. La desorientaba su comportamiento enigmático en un cuerpo sin palabras, el egoísmo de querer arrebatarla de aquella familia y alejarla de una reina enferma que estaba cuidando…
¿Él era su salvador, el amor de su vida o un ladrón que sólo pensaba en sí mismo?.
Isabel Law, una joven de catorce años, sufría los horrores del siglo XVl; la acechaba el miedo a morir y a quedarse sola por su condición de niña pobre.
La catedral de Elgin se hallaba en la parte baja de la ciudad.
Isabel se arrojó del caballo y se internó en las aldeas de los artesanos y campesinos. Estaba arrepentida. Auguste Deux no la buscó porque estaba cansado de sus dudas; se sentía impotente.
El desconcierto se esforzaba por aclarar la bruma que invadía las iglesias, la curiosidad de los clérigos y de los labriegos. En las colinas, un jinete observaba, indiferente, con un escudo de cuero acorazado. Aceptaba la realidad sin inmutarse; tal vez no se sentía derrotado porque no quería a la doncella. A Auguste alguien le había quitado las fuerzas y el coraje para luchar y rebelarse.

Ella sentía que el amor era demasiado grande pero tenía que ayudarlo a morir para seguir viviendo.(fragmento).

Luján Fraix
---------------------------------------

LA NODRIZA ESCLAVA--------------NOVELA HISTÓRICO FANTÁSTICA.

Un lector de ha marchado, de J.E.King



El viejo se paró a duras penas. Deambuló por su biblioteca enorme, plagada de libros con polvo de años. Los ojeaba como un ducho conocedor mezcla la baraja. Los había con palabras en distintos idiomas.
Pero él, empecinado y con los labios apretados, buscaba un libro preciso que recordaba y pretendía releer. Al menos algunos párrafos. Uno se pregunta, ¿queda hoy alguien que vuelve a leer lo leído?. Él sí. Y también algunos conocidos suyos, de los pocos que ya quedaban y tenían bien en claro que estaban en lista de espera.

Obsesivo, cuando se le metía un tema en la cabeza, iba y buscaba un libro para no dejar flotando una duda. Aunque fueran los tres tomos interminables de la enciclopedia. Tenaz, siempre encontraba lo que había despertado su interés. Pero esa madrugada no. Y sufría por eso. No pensó en dejar ordenado ese cuarto, exaltación de la cultura. Su tiempo se terminaba. Él lo sabía. Solamente sentía que le quedaba pendiente buscar esa pieza, que no era inhallable, para ponerle punto final a su rompecabezas.

Al día siguiente, alguien comentó que había dejado este mundo con un libro en su regazo. Había muerto un lector. Nadie supo que antes de exhalar su último suspiro, su mirada se fundió con las pequeñas letras de un antiguo poema escrito en una servilleta nunca olvidada que la contratapa protegió de ojos indiscretos.

Cuántas ilusiones resumidas en íntimas palabras sobre un papel medio arrugado que allá lejos y hace tiempo había sido premiado con mil besos de amor.

J.E.King


sábado, 3 de junio de 2017

La belleza del mundo, de Héctor Tizón






"Se mantuvo en silencio,
y de pronto pareció que una nube tormentosa
le cubría la mirada,
como cuando uno trata de recordar algo remotamente olvidado,
pero se sentía feliz,
y sin embargo, más temprano
o más tarde, pronto,
llovería sobre su corazón".
(fragmento)



Un apicultor veinteañero se enamora de la adolescente Laura y al poco tiempo los jóvenes se casan. Él es solitario y taciturno; ella, risueña e inquieta, a veces llorosa, como atravesada por un ansia de algo más. Pasa el tiempo. Y un acontecimiento que el apicultor no ha podido prever lo arroja fuera del hogar natal, es un peregrinaje que durará veinte años.

....................


Si toda la vida es un viaje, todo viaje es una Odisea. Pero mientras la épica homérica canta las aventuras de un héroe, Ulises, en las que participan los dioses, "La belleza del mundo" relata los minúsculos avatares de un hombre sin nombre que se encuentra, como todos, arrojado a un paisaje vacío en donde el único consuelo lo ofrecen la naturaleza y la memoria.

....................


El estilo esencial, el tono lacónico y una escritura que parece respirar con el ritmo mismo de las cosas son algunos de los valores por los cuales la crítica reconoce en Héctor Tizón a uno de los mejores escritores de lengua española.

***


"-No debes querer tanto a ese perro. Es sólo un perro, ya viejo para ser perro, y morirá pronto.
-No debemos querer a nadie que deba morir pronto?-preguntó él, que, como es natural, era todavía un niño.-
-No-dijo ella. Y agregó lo que después no podría olvidar.-El tiempo nos quita todo y cuando más amamos, más perdemos."
(fragmento)

H. Tizón

viernes, 2 de junio de 2017

Personajes de novela: Letizia


Carri Ángel


 A Letizia le gustaban los hombres niños, indefensos y carentes de afecto que despertaban en su alma sus más inaudibles suspiros. Sin embargo, sabía muy bien controlar sus impulsos y esperar el momento adecuado para abandonar la castidad sin enterrarse en la culpa. La sabiduría del cuerpo le decía que el alma podía amar a todos y cada uno de los seres terrenales que eran objeto de su merecida pasión. Tiempo era lo que sobraba para cavilar sobre el futuro que Manuela, por los diálogos fantasmagóricos, ya conocía...(fragmento)

............................................................................................


Letizia, hija de Manuela, acostumbrada a vivir entre rejas porque su madre, que no pudo crecer, la llenaba de miedos, se estaba enamorando...
Sentía, en realidad, que el amor la iba a liberar o simplemente quería huir de su casa. Lo que no sabía Letizia era que ese sentimiento la iba derrotar, porque era tarde para negar la realidad.

AMAZON




Etiquetas

Aforismos---José Narosky (1) Agnes Grey---Anne Brontë (1) Agua---Gonzalo Lauda (1) Almanegra---Florencia Bonelli (1) Antes de ti---Jojo Moyes (1) Antes del fin---Ernesto Sábato (2) Bailando en la oscuridad---Maureen Lee (1) Camila O`Gorman---Marta Merkin (1) Cien años de soledad---Gabriel G. Márquez (3) Como agua para chocolate---Laura Esquivel (1) Convocatorias Literarias (5) De amor y de sombra---Isabel Allende (1) de Eduardo Galeano (1) Dulce compañía---Laura Restrepo (1) El amor en los tiempos del cólera---Gabriel G. Márquez (1) El diario de Ana Frank---Ana Frank (1) El diario de Edith Holden---Edith Holden (1) El jardín de los venenos---Cristina Bajo (1) El jardín olvidado--Kate Morton (2) El libro de los abrazos---Eduardo Galeano (1) El llano en llamas---Juan Rulfo (1) El país del viento---Silvia Iparraguirre (1) El realismo mágico (1) El retrato de Dorian Gray---Oscar Wilde (1) El señor Borges---Epifanía U. de Robledo y Alejandro Vaccaro (1) El silencioso grito de Manuela---Luján Fraix (15) El sol de las soledades---Tinco Andrada (1) El tren de los huérfanos---Christina Baker Kline (1) Ella que todo lo tuvo---Ángela Becerra (1) Emma---Jane Austen (1) En el país de la nube blanca---Sarah Lark (1) En el umbral de la eternidad---Ken Follett (1) In the garden with Jane Austen---Kim Wilson (1) La abuela francesa---Luján Fraix (1) La belleza del mundo---Héctor Tizón (1) La casa de Riverto---Kate Morton (1) La chica del tren---Paula Hawkins (2) La ciudad de los ángeles caídos---John Berendt (1) La dama de las camelias---Alejandro Dumas (1) La isla de los amores infinitos---Daína Chaviano (1) La madriguera---Aurora García Rivas (1) La magia de la vida---Viviana Rivero (1) La musa rebelde---Elizabeth Hickey (1) La novia---Luján Fraix (7) La sombra del viento---Carlos Ruiz Zafón (1) La vida empieza hoy---Douglas Kennedy (1) Las aventuras de los jóvenes dioses (1) Las Ingratas---Guadalupe Henestrosa (1) lecturas (60) libros (86) Madame Bovary---Gustave Flaubert (1) Más allá del invierno---Isabel Allende (2) Más rápido que la vista---Ray Bradbury (1) Memoria de fuego---Eduardo Galeano (1) Mi país inventado---Isabel Allende (2) mi prosa poética (14) mis cuentos (20) mis ensayos (3) mis novelas (20) Mis paisajes interiores---Martha Eloísa Darío (1) Molinos de Viento---Luján Fraix (3) Mujer y maestra---Viviana Rivero (1) No quiero envejecer---Pilar Sordo (1) Paula---Isabel Allende (1) Pecado---Laura Restrepo (1) Personajes de novela (13) Querida Rosaura---Luján Fraix (1) Rayuela---Julio Cortázar (1) Reportajes (2) Sentido y sensibilidad---Jane Austen (1) Te amaré locamente---Jorge Fernández Díaz (1) Templo de Flora (1) Todo lo que nos separa del amor---Mariló López Garrido (1) Tú que te escondes---Cristina Bajo (1)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...